Ir al contenido
English

Más noticias

Nace el Centro de Prevención y Control de Cáncer, CECAN

Entre las universidades de Chile y Católica

Nace el Centro de Prevención y Control de Cáncer

Con recursos del Fondo de Financiamiento de Centros de Investigación en Áreas Prioritarias, Fondap, se concreta CECAN, iniciativa orientada a generar la evidencia básica, clínica y de salud pública que sustente propuestas en políticas públicas que apunten a mejorar la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades oncológicas, así como a disminuir la brecha en el acceso a la atención oportuna por parte de los pacientes.

El acuerdo fue firmado por el decano de la Facultad de Medicina, doctor Miguel O'Ryan; el director del SSMN, doctor Juan Maas, y el doctor Fernando Martínez, subdirector de Gestión Asistencial del Hospital Roberto del Río, en representación de la doctora Cecilia Villaseca, directora del recinto

Centro de Investigación Clínica Avanzada

Firman comodato para nuevo CICA

Con el fin de concretar la construcción de estas dependencias para la generación de conocimiento, pero también para la docencia y la formación de recursos humanos avanzados, las autoridades de ambas entidades refrendaron este comodato.

Los estudiantes pudieron interactuar con microscopios de última generación

Los clubes científicos escolares volvieron a encontrarse presencialmente

Explora RM Norte llevó a estudiantes a conocer el mundo de la ciencia

El equipo del Proyecto Explora de la Región Metropolitana Norte del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación recibió a los participantes de la iniciativa Investigación e Innovación Escolar en un gran “Encuentro de Clubes Científicos Escolares 2022”. La actividad se realizó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile del 15 al 17 de noviembre y en el Planetario de Chile 22 de noviembre.

En el encuentro se presentaron los resultados del proyecto Fonis “Aceptabilidad, factibilidad y efectividad de un modelo de prevención de consumo de sustancias en adolescentes”

Aplicado en seis comunas de Santiago

Presentan resultados de modelo islandés para prevenir uso de drogas

Una reducción en el uso de sustancias ilícitas y consumo de alcohol mostraron los adolescentes que participaron del programa “Planet Youth” puesto en marcha por la Clínica Psiquiátrica Universitaria CPU y los establecimientos educacionales de las municipalidades de Colina, Peñalolén, Renca, Las Condes, Melipilla y Lo Barnechea.

La sarcopenia es una afección que se caracteriza por la pérdida de masa, fuerza y funcionamiento de los músculos en los adultos mayores y en personas con condiciones como obesidad, ciertas distrofias o que han hecho reposos prolongados, como los hospitalizados.

En proceso de patentamiento por parte de la Universidad de Chile

Posible tratamiento para sarcopenia gana fondos de Fundación Copec-UC

A partir de un medicamento usado para tratar la hipertensión, el equipo que lidera la doctora Mariana Casas, académica del Programa de Fisiología y Biofísica del Instituto de Ciencias Biomédicas, creó una molécula que inhibe canales de calcio sensibles a potenciales en las células musculares con el fin de evitar la “fuga” de ATP como señalizador, lo que mejora el rendimiento físico hasta cuatro veces.

Doctor Rodrigo Mora

Doctor en Ciencias Biomédicas de nuestra institución

Conociendo nuevas estrategias en vacunas

El 22 de Noviembre de 2022 el doctor Rodrigo Mora, director de la división de Inmunología de la compañía farmacéutica Moderna dictó el seminario “Plataformas terapéuticas de LNP- mRNA, desde vacunas a potenciales aplicaciones en enfermedades genéticas que afectan células progenitoras hematopoyéticas”.

Investigación de la Universidad de Chile

Académicos diseñan método simple para determinar cómo evolucionan pacientes de COVID-19

Dos años y medio han pasado desde el inicio de la pandemia de COVID-19, enfermedad que ha cobrado la vida de 2.8 millones de personas en el planeta y cuyo virus sigue infectando a miles de seres humanos cada día. El próximo mes el comité de la Organización Mundial de la Salud (OMS) definirá si continuamos en estado de emergencia sanitaria internacional. Mientras tanto, los especialistas recomiendan continuar con las medidas de prevención.

Quienes sobreviven al coronavirus han descrito una amplia variedad de secuelas: pueden experimentar fatiga, síntomas respiratorios persistentes, disminución de la función física y disminución de la calidad de vida hasta seis meses después de la infección. En general, los pacientes con comorbilidades se ven más afectados por el COVID-19 y tienen peor evolución clínica. Frente a este fenómeno, el kinesiólogo y académico del Departamento de Kinesiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, profesor Rodrigo Núñez-Cortés, desarrolló un método simple para determinar cómo evolucionará el paciente.

El trabajo estudió la asociación entre la puntuación del índice de comorbilidad de Charlson (CCI) después del alta con la prueba de caminata de seis minutos (6MWT) un año después del alta en una cohorte de sobrevivientes de COVID-19, estudio cuyos resultados fueron publicados recientemente en la revista científica International Journal of Environmental Research and Public Health.

“Nuestros resultados indican que los pacientes con una mayor carga de comorbilidad preexistente tuvieron un peor rendimiento físico un año después de la hospitalización por COVID-19. Esto se hizo mediante el test de marcha de seis minutos, que es una prueba sencilla y muy validada en el contexto clínico para evaluar capacidad física o rendimiento físico de los pacientes”, dice el profesor Núñez-Cortés.

Un 60% de los pacientes que sobreviven al coronavirus presentan este cuadro que se llama “COVID persistente” o "Long COVID", que se relaciona con síntomas como la fatiga, dificultad para respirar y también problemas de movilidad. Esto en cuanto a las secuelas físicas, porque existen consecuencias psicológicas e incluso cognitivas. “Nuestro método complementa una evaluación más integral que debe contemplar salud mental y factores sociológicos. Muchos pacientes que se recuperaron de la hospitalización por COVID presentaban una gran variedad de secuelas que les impedían realizar ciertas actividades cotidianas o de la vida diaria. En este contexto, era necesario contar con herramientas clínicas que fueran sencillas para identificar a los pacientes que fueran más vulnerables”, explica el docente.

El estudio abarcó a 41 pacientes de ambos sexos, mayores de 18 años, que estuvieron hospitalizados por coronavirus en el Hospital Clínico Eloísa Díaz de la Florida, entre agosto y septiembre del 2020. Un mes después de su alta, entraron en este programa de seguimiento con los kinesiólogos rehabilitadores.

“Hasta el momento, el test de caminata se había utilizado para evaluar el pronóstico en cuanto a gravedad o mortalidad en pacientes con COVID-19, no en términos de salud física. Nuestra conclusión es que esta herramienta sencilla puede ser usada también por profesionales de la salud para determinar el riesgo que pueda tener una persona en términos de su salud física a largo plazo. Las conclusiones del estudio nos pueden ayudar a tomar decisiones clínicas importantes como la asignación de recursos sanitarios necesarios para la rehabilitación, y así identificar bien a los pacientes que tienen mayores secuelas del COVID y necesitan una intervención ya sea de kinesioterapia o terapia ocupacional, acelerando y personalizando su rehabilitación”, indica el académico.

Otra de las autoras de este estudio prospectivo, la kinesióloga Constanza Malhue-Vidal, del Hospital Clínico Eloísa Díaz de la Florida, dice que -dado el gran número de pacientes con secuelas por el COVID-19- era necesario identificar herramientas clínicas adecuadas para evaluar a los pacientes con riesgo de desarrollar limitaciones a largo plazo en su rendimiento físico. “Esto puede mejorar la estratificación, priorización y permite realizar ajustes en los inicios de la rehabilitación. Esta herramienta puede utilizarse también cuando el paciente no puede realizar pruebas físicas exigentes después de una hospitalización prolongada. Así, esta herramienta podría utilizarse en las primeras fases de la planificación de la rehabilitación tras la hospitalización por COVID-19”, señala la especialista.

“Además, al poder usarse en las primeras fases, se puede utilizar esta prueba como seguimiento y replicarla a posterior, logrando objetivar la evolución del paciente tanto en etapas iniciales de la hospitalización como también en un proceso de rehabilitación ambulatoria más avanzado”, agrega.

Prensa UChile