Ir al contenido
English

Más noticias

El docotr Alejandro Gómez enfatiza en la importancia de prevenir y detectar conductas de riesgo en el ámbito de salud mental.

Y de ser parte de un grupo para compartir

La importancia de sentirse útiles para mantener la esperanza

Los jóvenes de 18 a 25 años constituyen el grupo de mayor riesgo de suicidio en pandemia, según un estudio estadounidense. El doctor Alejandro Gómez, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental Sur de la Facultad de Medicina, explica que esto se debe a que en este tramo etario se está desarrollando una masiva pérdida de oportunidades educacionales y laborales, que serán difíciles de recuperar.

Proyecto Trébol de Salud Mental

La encuesta estará disponible hasta el 31 de enero.

¿Puede salir un trébol de cuatro hojas en un ambiente sin felicidad?

La pregunta que se hizo una estudiante de la Facultad de Medicina en un poema de su autoría le da el nombre al Proyecto Trébol, iniciativa pionera en nuestra institución porque convoca el trabajo de representantes de los tres estamentos con el fin de conocer los requerimientos en el ámbito de salud mental de sus estudiantes.

La investigación arrojó que las embarazadas que tuvieron obesidad pregestacional tuvieron 1.46 veces más riesgo de presentar una cesárea de cualquier tipo.

Investigación fue realizada en el Hospital San Borja Arriarán

Gestantes obesas tienen casi dos veces más riesgo de cesárea electiva

Las coautoras del estudio son las profesoras del Dpto. de Promoción de la Salud de la Mujer y el Recién Nacido Jovita Ortiz –del Grupo de Trabajo Migración y Salud de la Facultad de Medicina-, María Begoña Carroza y Marcela Araya, del Grupo Transdisciplinario de Obesidad de Poblaciones, al cual también pertenece la profesora María Paz Bertoglia, de la Escuela de Salud Pública.

Cifra triplica las de versiones precedentes

Escuela Internacional de Verano, primera vez a distancia

Con 923 inscritos parte la vigésimo segunda versión de esta oferta formativa que imparte la Escuela de Salud Pública. Este año, y por primera vez completamente a distancia, la iniciativa cuenta con un abanico de 20 cursos, varios de los cuales están referidos a diferentes perspectivas para el abordaje de la pandemia por Covid-19.

Dr. Rómulo Fuentes

El estado de la neurotecnología

Columna publicada por el diario La Segunda en su edición de 5 de enero de 2021. El Dr. Rómulo fuentes, es académico de la Faculltad de Medicina de la U. de Chile e investigador en el área de Neuromodulación y Control Motor.

Doctor Marcelo Wolff.

Doctor Marcelo Wolff:

Estamos a punto de que haya muerto por Covid uno de cada mil chilenos

El infectólogo del Departamento de Medicina Interna Centro de la Facultad de Medicina y Miembro de Número de la Academia Chilena de Medicina advierte sobre la importancia de vacunarse en cuanto estos nuevos productos estén a disponibilidad del público, como única forma de disminuir la transmisión del SARS CoV-2.

Diciembre de 2020

Saludo del Dr. Manuel Kukuljan, decano de la Facultad de Medicina

En una época llena de significados y finalizando un año complejo para nuestra comunidad, el país y el mundo, el Dr. Manuel Kukuljan agradece las extraordinarias manifestaciones de generosidad, compromiso, calidad y abnegación que durante la emergencia sanitaria han puesto en relieve los valores que unen a quienes son parte de la principal institución de formación en salud del país.

Investigadores de la Universidad de Chile detectan inesperada respuesta

¿Por qué la sal sube la presión de los hipertensos?

Para desazón de los hipertensos, la primera recomendación médica que reciben es disminuir la sal de los alimentos; la sal de mesa es, en terminología científica, cloruro de sodio. Y si bien pueden dejar de usar el salero en la cocina y en el comedor, hay muchos productos industrializados que sí la tienen en sus recetas, por lo que si quieren seguir este consejo con rigurosidad, deben revisar el etiquetado de cada uno de ellos, lo que por suerte se facilita gracias a los actuales discos negros de advertencia. Pero, ¿y si no fuera el sodio el culpable de sus alzas de presión?

Las líneas de investigación que ha desarrollado el doctor Michea profundizan en los mecanismos causales del daño cardiovascular y renal, estudiando específicamente hipertensión arterial y enfermedad renal. Para esos experimentos, utiliza un modelo animal al cual intervienen subiendo la angiotensina II –hormona peptídica derivada del angiotensinógeno, que causa vasoconstricción y que, cuando está aumentada, produce alza en la presión arterial-; o sea, un ratón hipertenso. Pero se dieron cuenta de que el exceso de angiotensina II no tenía efecto si es que el animal consumía una dieta rica en sodio (Na) pero baja en cloruro de sodio (NaCl). Es decir, no subía la presión.

Sorprendidos, el equipo de investigadores –compuesto además por los doctores Andrés Stutzin, del Programa de Fisiopatología y Rodrigo Alzamora, de Fisiología- revisaron la literatura científica internacional referida al tema, por lo que se dieron cuenta de que este era un tema ya descubierto desde hace décadas pero que por motivos desconocidos nunca tuvo la resonancia esperable. “En la década de los ’50 se hizo esta misma observación, también en modelo animal, y con resultados idénticos. Una de las últimas publicaciones fue en los ’80, cuando se hicieron estudios en pacientes con hipertensión arterial esencial –respecto de la que no se conoce la causa- a los cuales se los puso en una dieta alta en cloruro de sodio, con el resultado de que les subía la presión; después, les cambiaban la alimentación a una muy baja en cloruro de sodio, pero rica en sodio y en ese esquema a los individuos no les subía la presión. Pero esa observación, que se publicó en buenas revistas, quedó ahí y nunca más se supo”, aclara el doctor Michea.

El académico explica que el cloruro es uno de los mecanismos que usan las células del riñón para ajustar el volumen de sangre. “Y dado que el fenómeno en humanos ya está descrito en esos papers previos, lo importante ahora es entender el mecanismo que lo explica, porque a diferencia de esos pacientes hipertensos esenciales, nosotros estamos experimentando con una hormona prohipertensiva, cuya acción se inhibe al bajar el cloruro de la dieta. Según lo que determinemos en esta fase, que es cómo el cloruro de sodio afecta el funcionamiento del sistema renina angiotensina aldosterona (RAS) –encargado de regular la presión sanguínea, el volumen extracelular corporal y el balance de sodio y potasio-, podremos ver si ocurre lo mismo en humanos, y así tener una explicación de este fenómeno”.

Posibles cambios en la terapia

“Esto es súper interesante”, añade, “porque querría decir que para que la sal de la dieta sea un factor pro hipertensivo el sodio requiere de estar acompañado del cloruro. Y, además, porque todas las medidas de salud pública para el tratamiento de la hipertensión apuntan a bajar la sal, pero el actual rotulado de los alimentos mide no el contenido de sal sino que el de sodio, porque siempre se ha asumido que es el sodio el perjudicial. ¿Y si determinamos que no lo es?”

- De corroborarse esta hipótesis en humanos podría significar un enorme cambio para el tratamiento de los hipertensos…

- ¡Claro! Quizás ni siquiera necesitarían terapia con medicamentos y bastaría con modificarles la dieta, eliminando el cloruro de sodio pero sí utilizando alguna alternativa sin cloruro, como podría ser el glutamato de sodio.  Esto es relevante, porque muchas otras sales que se ocupan en la industria de los alimentos no son cloruro de sodio sino que otras, como fosfato de sodio, que se usa para preservar, y a lo mejor ese sodio no es nocivo porque no tiene cloruro. Por ejemplo, los marinados se hacen en base a fosfato de sodio. Nosotros, fuera de que estamos interesados en entender si es el cloruro, el sodio o la combinación de ambos lo perjudicial, también queremos saber si las otras sales de sodio tienen ese efecto nocivo o no, y por qué pasa eso, dónde está lo que sea que hace el cloruro produzca aumento de la presión.

 

Cecilia Valenzuela León / Fotografías de David Garrido