Ir al contenido
English

Más noticias

Semana de la Discapacidad 2020

Completo cronograma de actividades

Facultad de Medicina organiza Semana de la Discapacidad 2020

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, que tendrá lugar el 3 de diciembre próximo, nuestro plantel -en articulación con otras unidades académicas de la U. de Chile-, tiene preparadas una serie de actividades con el fin de sensibilizar en este tema y dar a conocer iniciativas locales que apuntan a mejorar la inclusión y participación en la comunidad.

Los estudiantes Ignacio del Río y Daniel Rojas junto a Patricia Román, de la Central de Esterilización del hospital, y los alumnos Pablo Ilabaca y Marcelo Jiménez.

Su nombre es “Sirius”

Probarán prototipo de equipo esterilizador UV en el Calvo Mackenna

Este dispositivo es fruto de la iniciativa Ingeniería y Salud, que articula a las facultades de Medicina y Ciencias Físicas y Matemáticas en proyectos que vinculan recursos técnicos y humanos y apunten a solucionar problemas puntuales a nivel asistencial o a mejorar la calidad de vida de las personas.

El rector de la U. de Chile, doctor Ennio Vivaldi, anunció la creación de un canal de televisión abierta de la corporación.

Recordando especialmente a sus integrantes fallecidos a causa de la pandemia

Universidad de Chile cumple 178 años

Como ya es tradición, durante esta semana de conmemoraciones se homenajeó a los nuevos profesores titulares, a los mejores docentes de Pregrado y a quienes cumplieron 40 años de servicio en la institución, correspondientes a los años 2019 y 2020.

Campaña OMS

Semana mundial de concienciación sobre el uso de los antimicrobianos

El objetivo de la Semana Mundial de concienciación sobre el uso de los antimicrobianos es sensibilizar sobre el fenómeno mundial de la resistencia a estos fármacos y alentar al público en general, a los trabajadores de la salud y a las instancias normativas a que adopten prácticas óptimas para prevenir la aparición y la propagación de estas resistencias.

Se abren las inscripciones para ser voluntario en la prueba de la vacuna Oxford-AstraZeneca en el Campus Norte de la Facultad de Medicina

Voluntarios sanos

Se inicia inscripción para probar vacuna de Oxford en Campus Norte

El equipo de investigadores dirigidos por el doctor Sergio Vargas, del Programa de Microbiología y Micología del Instituto de Ciencias Biomédicas, abre las inscripciones para quienes deseen participar en esta prueba: deberán ser mayores de 18 años que por su ocupación tengan mayor riesgo de contagiarse Covid-19, pero que no hayan sido diagnosticados para la enfermedad hasta ese momento.

La renovación del centro GERO hasta el año 2025 obtuvo las máximas evaluaciones

Mirando hacia una sustentabilidad institucional

GERO se renueva hasta el 2025

El Centro de Gerociencia, Salud Mental y Metabolismo, liderado por las universidades de Chile y Mayor, es el primero de Latinoamérica dedicado al estudio del envejecimiento; su financiamiento por el próximo quinquenio fue renovado por el Programa para Centros de Investigación en Áreas Prioritarias, FONDAP, con las más altas evaluaciones.

Los únicos latinoamericanos

Investigadores chilenos aportan al establecimiento de nuevos criterios diagnósticos para la ELA

“La ELA es una enfermedad neurodegenerativa, progresiva, fatal, que no tiene un tratamiento curativo, pero que sí cuenta con alternativas paliativas que apuntan a cada uno de los diversos síntomas y a mejorar la sobrevida del paciente. Desde 1994 se han desarrollado distintos criterios con el fin de acelerar su diagnóstico, que suele ser muy tardío, y así probar tratamientos de forma oportuna, y no cuando la enfermedad está avanzada porque hay una pérdida en la posibilidad de intervención terapéutica”, explica el investigador. A ello, añade que “los últimos criterios publicados fueron en el 2008, y a pesar de todas las modificaciones realizadas no se ha logrado alcanzar este objetivo; de hecho, el tiempo promedio que pasa entre que el paciente presenta los primeros signos y que recibe el diagnóstico es de 14 meses, y si pensamos que la sobrevida media de la enfermedad es de tres a cinco años, se está perdiendo entre el 20% a 35% del tiempo de sobrevida del paciente en hacer el diagnostico de la enfermedad”.

Además, agrega que otro efecto de este retraso es “que los pacientes son reclutados tardíamente en los diversos estudios clínicos de esta enfermedad a nivel mundial y, por lo tanto, probamos esos tratamientos en etapas muy tardías. Por eso es que la tasa de inclusión de los estudios de distintos fármacos que se han probado para ELA oscila entre un 40% y un 60%; es decir, de todo el universo de pacientes con ELA, más de la mitad son excluidos porque no cumplen criterios diagnósticos”.

Es importante destacar que todas las enfermedades neurodegenerativas como la ELA tienen un período presintomático muy largo, en que el paciente no lo nota pero las motoneuronas van muriendo; y cuando aparecen los síntomas se estima que se ha perdido un 60% de las motoneuronas, que son el conjunto de neuronas del Sistema Nervioso cuya principal misión es la de enviar una serie de impulsos nerviosos hasta los músculos. “Lo ideal sería diagnosticar a los pacientes en ese período, cuando todavía queda un 40% de motoneuronas remanente. Si ese proceso demora 14 meses ese porcentaje va a ser aún menor, y es probable que ninguna intervención tenga efecto”.

Dada la importancia del tema, en septiembre de 2019 la Federación Mundial de Neurología, la Federación Internacional de Neurofisiología Clínica y la Asociación de Pacientes con ELA a nivel mundial convocaron a una reunión de expertos en la patología que se realizó en Gold Coast, Australia, para avanzar en la confección de nuevos criterios diagnósticos, al cual asistieron sólo dos latinoamericanos: el doctor Renato Verdugo, quien fuera académico del Departamento de Ciencias Neurológicas Oriente, y en la actualidad pertenece a la Universidad del Desarrollo, y el doctor Matamala. “Luego de tres días de trabajo se llegó a un consenso de nuevos criterios diagnósticos (llamados “Gold Coast criteria”), los que fueron publicados en agosto recién pasado en la revista Clinical Neurofisiology”, comenta.

Los cambios sugeridos simplificaron las categorías diagnósticas, dejando sólo dos: es ELA o no lo es, “lo cual facilita bastante el proceso diagnóstico, y esperamos que también mejore la inclusión de pacientes en estudios clínicos, para lograr en un futuro cercano tener tratamientos que prolonguen la sobrevida y que eventualmente sean curativos, como ha ido ocurriendo en enfermedades genéticas como la Atrofia Muscular Espinal”, dice el doctor Matamala.

Propuesta por validar

El diagnóstico para esta enfermedad ha sido históricamente difícil “porque las categorías anteriores  establecían que el paciente tuviera compromiso de la motoneurona superior e inferior en al menos tres de cuatro segmentos corporales: bulbar, cervical, torácico y lumbosacro. Y para cumplir con al menos tres segmentos comprometidos transcurría mucho tiempo, porque esta es una enfermedad que se inicia focalmente, por ejemplo con problemas en la mano derecha, y para que se vieran afectados otras regiones del cuerpo podían pasar varios meses, por lo que se demoraba mucho en cumplir los criterios señalados”, señala el investigador.

Ahora, informa, basta con que al menos un segmento corporal presente compromiso concomitante de la motoneurona superior e inferior; pero que se hayan excluido otros diagnósticos diferenciales utilizando distintos exámenes, como la neurofisiología con la electromiografía, las técnicas de imágenes, tanto de cerebro como de médula espinal, e incluso test serológicos o de líquido cefalorraquídeo. “Si se excluyen todas las otras alternativas diagnósticas y hay compromiso progresivo de la motoneurona superior e inferior en un segmento, eso ya se considera Esclerosis Lateral Amiotrófica”.

Y es que una vez que se excluyen los principales diagnósticos diferenciales, “existen muy pocas enfermedades que tengan esta forma de expresión como es el compromiso progresivo y  concomitante de la motoneurona superior e inferior. Esto, porque estas se ubican en zonas diferentes en el neuroeje: la superior se ubica en la corteza motora primaria y sus proyecciones se disponen de manera que forman la vía piramidal conectada a la médula espinal; en el caso de la inferior, las neuronas están dispuestas en el asta anterior de la médula espinal y núcleos motores del tronco cerebral. Entonces, lo que ocurre en la enfermedad es que hay degeneración de dos estructuras que están espacialmente separadas, pero conectadas: si pienso en mover mi mano se activan la motoneurona superior, luego la inferior y yo muevo la mano. Y en esta enfermedad degeneran ambas”.

Así, añade, la publicación da a conocer esta propuesta de criterios, “y como toda propuesta requiere ser validada por distintos grupos de investigadores, que empiecen a utilizarlos y se haga una comparación con los criterios previos. Nosotros esperamos que sea un aporte y permita simplificar y optimizar el diagnóstico de la enfermedad, pero sin perder especificidad diagnostica”.

Cecilia Valenzuela León