Ir al contenido
English

Más noticias

Comunicado oficial

Sobre la emergencia sanitaria y el rol de la Facultad de Medicina

Hacemos un llamado urgente a todos nuestros académicos, estudiantes, internos y becados que se desempeñan en los diversos campos clínicos a cumplir inequívocamente con las instrucciones de la autoridad sanitaria y a ponerse a disposición de las jefaturas respectivas conforme lo indican las instrucciones formales al respecto

Patotipo de Escherichia Coli productor de Shigatoxina, imagen obtenida por el equipo de investigadores que trabaja con el doctor Roberto Vidal.

Probarán inoculación en bovinos y cerdos

Avanzan a vacuna contra E. coli productor de Shigatoxina

Además, el equipo de científicos liderado por el doctor Roberto Vidal, académico del Programa de Microbiología y Micología del ICBM de la Facultad de Medicina, estudiará el rol que juegan microvesículas de esta bacteria zoonótica en la comunicación que se establece entre bacterias y entre bacterias y células eucariotas, gracias a un nuevo proyecto Fondecyt 2021.

Pablo Prieto, presidente IFMSA de la Universidad de Chile:

“Queremos hacernos partícipes de las problemáticas"

La Federación Internacional de Estudiantes de Medicina nació alrededor de los años ‘50 en Dinamarca para dar respuesta a la crisis sanitaria que se vivía después de la Segunda Guerra Mundial. En Chile, fue creada en el 2003 por alumnos de dicha carrera en diversas universidades a lo largo del país. Actualmente, cuenta con 33 organizaciones locales y más de 500 voluntarios.

Nuevo enfoque apunta a prevenir complicaciones derivadas de depresión y ansiedad

La salud mental y su abordaje desde el estudio del movimiento humano

El Departamento de Kinesiología de la Facultad de Medicina presentó un nuevo ámbito de desarrollo profesional, orientado a vincular el cuidado de la salud física y el bienestar emocional, cuya importancia se releva en el contexto de la actual pandemia, a consecuencia de los problemas que derivan del confinamiento, el teletrabajo y el alto número de horas diarias frente a pantallas.

En la investigación del doctor Michea, al reducir el cloruro (Cl) y no el sodio, mejoran los indicadores de presión arterial

Fondecyt 2021 continúa investigación que ya demostró que el sodio no produce hipertensión

Buscan mecanismos tras mejoría en presión arterial al reducir la sal

El equipo que lidera el doctor Luis Michea, académico del Programa de Fisiología del Instituto de Ciencias Biomédicas y del Laboratorio de Fisiología Integrativa del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia, estudiará la posible vinculación entre disminución del cloruro y la modulación en la actividad de células dendríticas a nivel renal.

Investigación aplicada

Entregan pautas para un teletrabajo sano y efectivo

El Laboratorio de Ergonomía del Departamento de Kinesiología de la Facultad de Medicina presentó la “Guía de Implementación del Teletrabajo”, orientada a regular y mejorar las condiciones del teletrabajo y su forma de implementarlo en Chile.

A un año de iniciada la pandemia mundial comienza a haber más evidencia de que hay secuelas neuropsiquiátricas en personas hospitalizadas por Covid.

Profesora Olga Toro, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile

Advierten acerca de secuelas neuropsicológicas del COVID

A un año de iniciada la pandemia mundial, y más allá de las consecuencias para la salud mental que tienen las medidas de confinamiento, la psicóloga de la Escuela de Salud Pública de nuestro plantel señala que nueva evidencia científica constata daño a nivel del sistema nervioso central a causa de la infección por Sars-CoV2.

Fondecyt 2021 continúa investigación que ya demostró que el sodio no produce hipertensión

Buscan mecanismos tras la mejoría en la presión arterial al reducir el consumo de sal

Las líneas de investigación desarrolladas por el doctor Michea profundizan en los mecanismos causales del daño cardiovascular y en el riñón, estudiando específicamente hipertensión arterial y enfermedad renal. Para esos experimentos, utiliza un modelo animal al cual intervienen subiendo la angiotensina II –hormona peptídica que causa vasoconstricción y que, cuando está aumentada, produce alza en la presión arterial-; o sea, un ratón hipertenso. Pero se dieron cuenta de que el exceso de angiotensina II no tenía efecto si es que el animal consumía una dieta rica en sodio (Na) pero baja en cloruro de sodio (NaCl). Es decir, no subía la presión.

Hemos visto que cuando a estos ratones se les brinda una dieta con un 60% menos del cloruro que normalmente tiene pero manteniendo un aporte normal de sodio, quedan protegidos de la hipertensión. Además, la función del riñón en términos de eliminación de agua y sal por la orina se mantiene normal”, explica el académico. Paralelamente, agrega, en otras investigaciones descubrimos que si eliminamos las células dendríticas  -células especializadas características del sistema inmune, presentadoras de antígenos y cuyo rol es orquestar la reacción inflamatoria- en este modelo animal, también quedan protegidos contra la hipertensión. Entonces, en este nuevo proyecto Fondecyt 2021 lo que queremos saber es si cuando se baja el cloruro en la dieta lo que se modula es la activación de estas células inmunes, que son necesarias para que se desarrollen las alzas en la presión arterial”.

Y es que, detalla, cuando se tiene una ingesta de sodio y de cloruro normal, estas células se transforman en células proinflamatorias, prohipertensivas; y como vemos que cuando les bajamos los niveles de cloruro se previene la hipertensión, pensamos que eso se debería a que las células dendríticas no toman este fenotipo deletéreo”. De esta forma, identificarán específicamente cuáles son las células dendríticas involucradas, en qué zona del riñón se encuentran, con qué células de ese tejido interactúan, y estudiarán qué cambia en su expresión de genes que las haría ser pro hipertensivas frente a altos niveles de cloruro de sodio. 

¿El cambiar la función de las células dendríticas podría tener otros efectos además del protector frente a la hipertensión?

- Por ahora no hemos observado que el hecho de disminuir el cloruro al 40% de lo normal tenga efectos secundarios perjudiciales. In vitro, cuando hacemos esta maniobra en el modelo animal, la concentración de cloruro en la sangre no cambia. Y esto se debe a que el cloruro, además de estar en los líquidos extracelulares, se encuentra dentro de las células; lo que pensamos entonces, es que podría ser que en el riñón se activa algún mecanismo que permite ahorrar cloruro, independiente de la pérdida de sodio, y este se pierda solo, junto a otras sustancias. Otra explicación sería que el cloruro que está dentro de las células, sobre todo dentro de los eritrocitos, pase al líquido extracelular, permitiendo mantener las concentraciones normales. Eso también lo estamos estudiando.

¿Cómo se podría disminuir el cloruro de sodio en la dieta?

- En Chile el etiquetado de los alimentos informa del contenido de sodio; la sal de mesa está formada por cloruro y de sodio, entonces uno debería poder saber cuánto de ese sodio viene con cloruro y en qué cantidad, o con otros aditivos que se le pone a los alimentos envasados, sobre todo para preservar el sabor o aumentarles la vida media: fosfato de sodio, bicarbonato de sodio, citrato de sodio y otros. Creo que si este estudio y otros que se están haciendo en el mundo muestran los resultados que esperamos, el etiquetado debería cambiar y especificar cuánto de cloruro de sodio y cuánto de sodio en otras sales tienen los alimentos.

De que se puede y debe disminuir su consumo, al doctor Michea no le cabe duda: El cloruro de sodio es necesario para la vida humana, pero hace unos 4.000 años, cuando empezamos a purificar la sal, estábamos adaptados a dietas muy bajas en sodio, con una ingesta que era unas 40 veces menor a la de hoy; nuestro sistema fisiológico está adaptado para funcionar con muy poquito cloruro de sodio y con la alimentación actual hacemos un tremendo desafío a los sistemas renal y cardiovascular.  Los estudios poblacionales muestran que sobre los cinco gramos diarios de sal aumenta la tasa de mortalidad; por eso la recomendación es que se debe ingerir en promedio 5  gramos en total, y está visto que comemos más que eso. La hipertensión arterial es el principal factor de riesgo cardiovascular; por sí solo da cuenta de un 20% de esas muertes. Y en Chile, sobre los  65 años el 75% de la población es hipertensa, es nuestro principal problema de salud. Pero es un factor modificable, por eso la importancia de estos estudios”.

Cecilia Valenzuela León